Reading Time: 4 minutes
El entorno de trabajo suele ser uno de los generadores más importantes de estrés. La angustia, la ansiedad y los nervios que puede causar una determinada situación afectan a la concentración y a la productividad, por eso, hoy te mostramos 7 ejercicios para combatir el estrés que puedes practicar en la oficina, en ese mismo instante en el que necesitas relajarte y coger un poco de aire. Hacerlo antes de entrar a esa reunión o de realizar esa presentación clave para tu empresa hará que tu rendimiento mejore.

 

1. Relajación progresiva de músculos

Cuando estás estresado sientes que tu cuerpo está agarrotado. Sin movimiento. Puedes incluso acostumbrarte a esa tensión pero no por ello habrá desaparecido; estás agobiado y todos tus músculos están apretados, lo que puede derivar en dolores localizados en algunas zonas de tu cuerpo. Así que vamos a relajarlos.

Lo que tienes que hacer es ir tensando grupos de músculos y soltando esa tensión. Empieza con los dedos de los pies y ve subiendo hasta llegar al cuello. Tensa fuerte, fuerte, y suelta. Poco a poco irá aumentando tu conciencia respecto a cuando tienes los músculos agarrotados y sabrás relajarnos de manera casi inmediata.

2. Relaja tu columna

El dolor de espalda es uno de los principales males que en los últimos años ha cobrado mucha fuerza. Estar sentados por horas, en determinada posición, suele producir ciertos dolores en la columna debido a la mala postura que solemos adoptar. A continuación, te mostramos ejercicios para eliminar la tensión lumbar:

  • Siéntate en una silla, lleva la columna hacia adelante y baja la cabeza lo más cercana a las piernas dejando caer los brazos. Sube y baja despacio. Hacer 5 repeticiones.
  • Otra posición es colocar las manos detrás de la nuca, llevando los codos hacia abajo y el mentón hacia el pecho. Relájate. Sube y baja despacio 5 veces más.

3. Reduce la tensión del cuello.

Es una de las zonas más delicadas del cuerpo en la cual se reflejan las consecuencias físicas del estrés. Al día lo movemos hasta 600 veces por hora, por lo que no es extraño que un alto porcentaje de la población sufra dolor de cuello en algún momento de su vida.

Una buena opción para contribuir a la salud de las articulaciones es la Glucosamina Chondroitin de Solgar pues favorece a la integridad de los tejidos. Aquí también una rutina corta para relajar esta zona:           

Ponte de pie y separa las piernas a la altura de tus hombros. Coloca las manos en tu cintura y mueve la cabeza hacia adelante y atrás, hacia un hombro y al otro. Haz 8 repeticiones a cada lado.

4. Estira y reflexiona las Piernas

Ejercitarlas a diario promueve su buena circulación para evitar otros trastornos como la inflamación y las varices. Si estás sentada y cruzas las piernas, añades un problema más a la circulación al comprimir las venas detrás de las rodillas, así el efecto de fatiga será mayor al terminar el día.

Se recomienda consumir un pre entreno bebible como el C4 On The Go de Cellucor para elevar el nivel de energía, luego, pon en práctica el siguiente ejercicio:

Coloca las manos a la cintura, flexiona la pierna izquierda, eleva hacia el pecho y mantente así por 10 segundos. Flexiona la pierna derecha hacia el pecho y mantente otros 10 segundos más.

5. Descanza la vista

Los ojos también suelen cansarse y enfermarse pues sufren las consecuencias del estrés y la sobrecarga laboral, en especial cuando lo mantenemos durante varias horas frente a la pantalla de algún dispositivo electrónico.

Para no cansarlos, realiza lo siguiente:

Abre y cierra los ojos, lleva la mirada en distintas direcciones (arriba, abajo, derecha, izquierda). Masajea suavemente con las yemas de los dedos alrededor de los ojos.

6. Mueve los brazos y manos

Son las partes del cuerpo que más reciben la carga laboral del día a día, especialmente en personas que trabajan frente a una computadora, pues la posición de los brazos doblados dificulta la circulación y ponen tensos los músculos superiores. Para relajar los brazos y manos, realiza lo siguiente:

  •  Rota las muñecas hacia ambos lados.
  • Entrelace los dedos de la mano entre sí y extiende los brazos hacia adelante del cuerpo. Luego gira las palmas hacia adelante.
  • Sacude las manos como si salpicaras agua.

Es importante que todo trabajador considere al menos 15 minutos de su jornada laboral para practicar ejercicios de relajación que lo ayuden a liberar tensiones.

Ahora, teniendo en cuenta que solo con la alimentación básica, muchos no llegan cubrir le nivel energético requerido por el organismo, se recomienda complementar con barras energéticas como Nitro -Tech Crunch de Muscletech que eleven el nivel de energía perdida por la sobrecarga de trabajo. Es una barra proteica que aumenta el rendimiento y el nivel de energía en el cuerpo.         

7. Respiración profunda

La respiración es un acto tan mecánico que no le prestamos ninguna atención. No obstante, tomar conciencia de nuestra respiración nos ayuda a relajarnos. Además, para combatir el estrés puedes practicar ejercicios de respiración profunda, ya que te ayudarán a tranquilizarte de una manera prácticamente instantánea.

Cuando haces este tipo de respiraciones el suministro de oxígeno que llega a tu cerebro se incrementa y favoreces ese estado de paz que tanto necesitas. Tomas conciencia de tu cuerpo y del aquí y ahora, y tu cabeza, centrada únicamente en la respiración, conseguirá evadirse de todo el agobio. Se calmará. Vamos a ver cómo puedes hacerlo. Comienza a respirar por el abdomen y lentamente sube por las costillas hasta el pecho. Suelta el aire lo más despacio que puedas, comenzando por el abdomen también. Haz varias repeticiones, y suelta el aire cada vez más lentamente.